Anarquismo para lectores* asiduos de la prensa**

Hola estimado lector que has llegado a estas líneas por el puro azar o por el interés de leer y conocer antes de tomar una opinión. Hola, estimado lector, si no es tu caso el anterior pero aún así vas a seguir leyendo. Bienvenido, bienvenida, y espero que estas líneas te sean leves.

Dado que se ha puesto de moda el anarquismo en los medios de prensa mayoritarios no está de más aclarar previamente algunos conceptos y errores en los que cae esa prensa de vez en cuando.

El anarquismo requiere de organización

Contra lo que pueda pensar la prensa, y contra la opinión de esa mente privilegiada que tenemos por ministro de interior, el anarquismo requiere de organización. De hecho seguramente esté tanto o más organizado que cualquier otra asociación política y sus miembros, esto si a buen seguro, mucho más implicados en el funcionamiento interno.

Prueben a tomar decisiones en un colectivo disgregado por una amplia zona geográfica en la que no hay líderes y verán como es imperioso dotarse de una organización.

No, en el anarquismo no hay líderes

Por mucho que se afanen en afirmarlo una y mil veces no hay líderes en el anarquismo. Un líder es una autoridad dentro de un grupo y toma decisiones por propia iniciativa que son transmitidas y aceptadas, normalmente, por el resto del grupo. El líder suele ser elegido bien por elecciones bien de forma tácita por el resto del grupo y su autoridad no suele ser cuestionada. Pocas cosas hay más contrarias a la idea antiautoritaria del anarquismo. Incluso en aquellos grupos que llegaron a tener integrantes notables, éstos jamás tomaron decisiones al margen del colectivo. Incluso en algunos casos, como el subcomandante Marcos en el EZLN, el mismo personaje ha sido una invención, una especie de “fantasma” por el que pasaron varias personas en turnos rotatorios. Si se repasan todo lo dicho o escrito por Durruti, García Oliver y Ascaso y encuentran algo en el que alguno de los tres diga “he decidido que tomemos tal o cual iniciativa” les invito a una cerveza.

Incluso, les diré más. ¿Han oído alguna vez hablar de las corrientes políticas Leninismo o Marxismo? Si, ¿verdad? ¿Y del Kropotkismo, Malatestismo, Proudhonismo o Bakunismo? (De este último igual si, pero era un calificativo despectivo puesto por los contrarios a Bakunin, no por los que pensaban como éste) A que no. Pues justamente, porque por muy buenos pensadores que fueran Kropotkin, Malatesta, Proudhon o Bakunin no encabezaron su propia facción del anarquismo.

Que esté organizado no significa que haya jerarquía

Siguiendo con lo anterior, donde nadie manda, la jerarquía es innecesaria y hasta molesta. Y es más, hasta se ve mal, internamente, el mal uso de la organización para intentar jerarquizarla. La horizontalidad es una forma de organización. El anarquismo es incompatible con estructuras piramidales.

– Vive el anarquismo
– No me digas lo que tengo que hacer

El uso de la violencia es un autoritarismo más

Aquí me meto en un tema más pantanoso y complejo. Según a quien lea verá que hay pensadores que ven bien, regular o mal el uso de la violencia. Eso si, le costará encontrar a alguno que la defienda como instrumento de ataque o mediante el cual lograr unos objetivos.

Incluso si les da por leer mucho se encontrarán que hay pensadores que abogan por una revolución pausada, al ritmo que requiere hacer ver y comprender a todas las personas que los estados y toda su parafernalia son innecesarios. Incluso verán que el uso de la violencia, aún en el caso de la legítima defensa ante una agresión mayor y externa, no es común a todos los pensadores anarquistas. Es casi común a todos ellos afirmar que la violencia física es una forma de imposición autoritaria y, por tanto, es incompatible con el ideario anarquista.

– Si si, pero tenían bombonas de camping gas
– El anarquismo no es contrario a comer caliente ¿sabe usted?
– Ya, pero son una organización terrorista

Pues no, no existe ninguna organización terrorista anarquista

Ni ahora ni nunca hasta ahora y probablemente jamás de aquí al futuro. Porque, como le he explicado antes, es algo autoritario. Lo que sucede es que la legislación española “necesita” que exista tal organización para poder acusar a la gente de “terrorista” y así limitar aún más sus derechos. ¿O no sabía usted que el código penal es más duro para el que mata formando parte de una organización terrorista que el que mata no formando parte de ella? ¿No sabía usted que una persona no puede estar privada de libertad más de 48 horas salvo que la policía la acuse de “integración en banda armada” en cuyo caso son 5 días completos en vez de 2? Oh, vaya.

El término “terrorismo anarquista” es una invención del ministerio de interior para poder aplicar la muy represora, autoritaria y reaccionaria ley antiterrorista. Si mañana le diera al gobierno por perseguir a los integrantes de Cáritas no le extrañe leer sobre el “terrorismo caritativo” en su medio de prensa favorito.

Creo que por el momento con esta primera breve introducción puede ser suficiente.

* entiéndase esta guía tanto para lectores como para oyentes o televidentes

** entiéndase por prensa a aquellos medios de la misma que publican las notas que envía el ministerio de interior o cualquiera de sus facciones internas sin pasarlas primero por la lupa del escepticismo y luego por el corrector de la teoría política, bien por desconocimiento bien por una clara intención de manipular a los lectores, oyentes y/o televidentes

Nota del autor, usease, nota mía: como no estoy en posesión de la Verdad es probable que en algunos puntos no estemos de acuerdo. No dude en hacérmelo saber en los comentarios.